Es bien sabido que el uso del subjuntivo es algo que trae de cabeza a los estudiantes de español, sobre todo si su lengua materna no es de la familia de las lenguas latinas. Es difícil hacer comparaciones con otros idiomas, como el inglés, el alemán, el ruso, el chino… así que la presencia de este modo verbal les crea estrés y preocupación.

Después de muchos años enseñando español, llegué a la conclusión de que no es muy útil darles reglas y más reglas, intentando que comprendan “qué queremos decir” en español cuando utilizamos el verbo en subjuntivo. Muchas veces, los estudiantes han oído que el subjuntivo sirve para hablar de cosas que no son reales, o que no son seguras, o que son deseos… etcétera.

Desde mi punto de vista, y atendiendo a mi experiencia, lo mejor es hacer que se den cuenta de que el subjuntivo es una forma más y que sigue reglas formales. Del mismo modo que no podemos usar un adjetivo en femenino junto a un nombre masculino, no podemos usar el subjuntivo junto a un elemento que no lo permita… o al contrario.

El tema es muy largo, y no se puede tratar en su extension aquí. Pero con el material del que hablo en este vídeo (y que se puede descargar gratis en este enlace), normalmente consigo que mis alumnos pierdan un poco el respeto casi religioso que sienten por el subjuntivo. Espero que también sirva a todos mis colegas, así como a los estudiantes de español que se pasen por aquí.

Os recuerdo que podéis comentar la entrada, y que también podéis pinchar en “me gusta” y compartirla en vuestras redes sociales. Muchas gracias.

Todos los profesores sabemos que los materiales reales (o con apariencia de serlo) constituyen una herramienta fundamental para la dinamización de nuestras clases. Para los alumnos resultan más motivadores que aquellos otros materiales preparados ex profeso y que yo llamo “de laboratorio”. El problema viene cuando intentamos averiguar de dónde obtener esos materiales de calidad.

Después de muchos años de experiencia, uno va adquiriendo “tablas” y llenando su mochila con una ingente cantidad de fotocopias, archivos escaneados, recortes, etcétera. Aquí comparto algunos de los lugares que constituyen mi primera parada en el momento de buscar material para preparar las clases de español.

Vídeos

Para niveles bajos y medios, suelo recalar en los canales de Youtube de dos profesores/bloggers excelentes, por un lado, ProfedeEle y por otro SergiMartinSpanish. Las ventajas de ambos canales son claras: sus autores son profesores de español, están pensados y hechos para los alumnos de ELE, tratan temas de interés directo para ellos.

Por otro lado, para niveles más avanzados, suelo visitar las webs de Radio Televisión Española y de la Fundación Juan March. En la primera, dentro de su sección «A la carta», encontraremos documentales, programas, series y todo tipo de contenidos del ingente archivo de la radio televisión públicas. La Fundación Juan March es un referente no solo nacional en la organización de ciclos de charlas, coloquios y conferencias sobre temas muy diversos, tratados todos con seriedad y rigor. Este último solo es apto para niveles muy altos (C1 avanzado y C2).

Audios

Para muchos estudiantes, las actividades de audición son frustrantes porque les resultan difíciles de comprender. No obstante, esto no debe ser motivo para dejar de hacerlas ya que la audición es un fuente fundamental de imputs y de ejemplos. Acostumbran al aprendiente a no apoyarse en elementos paralingüísticos, sino a enfrentarse a la lengua por sí misma.

Entre mis fuentes de audio favoritas destacan los podcast de todo tipo. Antes hablaba de los vídeos de la Fundación Juan March, sin embargo este es un recurso relativamente reciente. Su base de audios abarca miles de conferencias de todo tipo que se remontan a los años ’70.

En la misma línea, tenemos el archivo de programas de radio de Radio Nacional de España. Miles de programas de todo tipo entre los cuales seguro que más de uno resultarán interesantes a nuestros estudiantes más avanzados.

Para estudiantes de niveles más bajos, quiero destacar aquí dos podcast. De nuevo, los realizados por el equipo de Profedeele, donde cuentan de manera amena situaciones e historias amenas y fáciles de comprender. Además, podemos acercarnos al podcast hoyhablamos.com, donde encontraremos también situaciones cotidianas que resultarán estimulantes a nuestros alumnos.

Textos

La cuestión de los textos es a la vez la más sencilla y la más compleja. Es sencilla porque el repertorio de textos que podemos llevar a clase es inagotable. Seguro que podremos encontrar textos de todo tipo para satisfacer los intereses de nuestros chicos y chicas. Sin embargo, también es complejo porque requiere un profundo ejercicio de filtrado e, incluso, de adaptación, dependiendo del nivel.

Yo suelo encontrar reportajes muy interesantes en revistas de español a las que está suscrita la escuela donde trabajo. De ellas, me gustaría destacar la revista Punto y coma, editado por Habla con Eñe. En ella, cada número se centra en un tema general, pero la revista tiene mucha variedad de secciones. Además, cada texto va acompañado de actividades de comprensión. Y todos sus números llevan un CD en el que se pueden escuchar las versiones leídas de los artículos, en diferentes acentos de la lengua.

Películas y cortometrajes

Este apartado bien merecería un post entero, dada su enorme amplitud. No obstante, quisiera dejar aquí constancia de varias webs de profesores de español en las que podemos encontrar repertorios de cortometrajes con programaciones didácticas listas para poder usarlas en clase. Entre ellas, voy a destacar dos: en primer lugar, volvemos a la fantástica web de ProfedeEle, que tiene una sección específicamente dedicada a los cortos en la clase de ELE; por otro lado, cuando quiero programar una actividad a partir de una película o de un corto, suelo buscar información en la web de Todoele, donde hay muchísimas propuestas didácticas basadas en estos medios.

Conclusión

Y hasta aquí este repaso a los lugares donde habitualmente me dirijo cuando necesito buscar materiales específicos. Por supuesto, una de las características de los profesores de idiomas es que nos pasamos la vida ojo avizor por si cualquier cómic, artículo, anuncio publicitario o lo que sea pudiera ser llevado al aula, también al “aula online”.

En cualquier caso, mi consejo a la hora de preparar secuencias didácticas es que tratemos de combinar materiales de distinta naturaleza, precalentamiento con un vídeo, cuerpo de la actividad con textos para generar debate, cómics a modo de conclusión… En la variedad está el éxito, y el secreto para que nuestros alumnos mantengan un interés vivo y constante.

Si te ha gustado este artículo, te invito a que le des al botón de LIKE (más abajo) y a que lo compartas en tus redes sociales favoritas. Estaré muy agradecido.

En español, como en todas las lenguas, existe una enorme cantidad de expresiones y de frases hechas. De hecho, tenemos un “género” literario característico emparentado con estas paremias, los “refranes”, muy cercana a los proverbios y a los pensamientos, pero se caracterizan por tener un origen popular. Este tipo de construcciones son tan utilizadas y tan frecuentes que han llegado a caracterizar a personajes literarios, como al famoso compañero de Don Quijote, Sancho Panza, quien las utilizaba constantemente para apoyar sus reflexiones.
Hoy vamos a ver algunas de estas expresiones y nos vamos a centrar en aquellas que comparten la característica común de emplear el nombre de alguna persona y que son de uso bastante común.

Tumbarse a la Bartola.

Después del trabajo, lo que me gusta es llegar a casa y tumbarme a la Bartola.

Esta expresión significa relajarse y no hacer nada más que descansar. No necesariamente implica que uno duerma, incluso que se esté acostado, de lo que se trata es de no hacer nada y descansar.
Tiene su origen en las fechas cercanas al día de San Bartolomé (24 de agosto), cuando van acabando las labores de recolección de las cosechas y los trabajadores podían tomarse algunos días libres.

Como Pedro por su casa.

A los cinco minutos de empezar el trabajo ya estaba yo como Pedro por su casa.

Esta expresión recuerda al hecho histórico de la victoria del rey Pedro I de Aragón, quien consiguió una victoria tan contudente frente a los musulmanes al conquistar los montañosos territorios de Huesca que era como si lo conociera de toda la vida.
Se utiliza cuando queremos decir que alguien se siente muy cómodo en una situación que debería ser nueva para él. Tiene otro significado negativo que es cuando alguien actúa en un lugar como si fuera suyo, cuando no es así.

¿Dónde va Vicente? Donde va la gente.

—¿Qué harás el domingo, vendrás a la fiesta o te quedarás en casa?
—No sé, lo que digan mis amigos.
—Ya, que no sabes qué hacer. ¿Dónde va Vicente…?
—…

En este caso nos encontramos ante un refrán. Este tipo de construcción se caracteriza por estar generalmente formado por dos sentencia paralelas. De hecho, es muy habitual que, cuando las usamos en un conversación, solo digamos la primera parte, ya que son tan conocidas que el resto de los oyente completará el refrán en su cabeza. El tal Vicente parece que no es nadie en particular, sino que se utiliza ese nombre simplemente porque rima con la palabra “gente”.
Este refran se utiliza para querer decir que alguien no tiene criterio propio y que simplemente se deja llevar por lo que hacen o dicen los demás.

Ser de los tiempos de Maricastaña.

Fui a casa de mi abuela y había allí un montón de muebles de los tiempos de Maricastaña.

¿Existió Maricastaña? Pues parece ser que en este caso sí. Se trataba de una mujer gallega que lideró en el siglo XIV una revuelta contra el señor feudal. Ya en el Quijote se utiliza la expresión con el significado de ser muy antigua, igual que otra mucho más conocida, Ser más viejo que Matusalén.

Que si quieres arroz, Catalina.

Le pedí que bajara el volumen de la televisión, pero nada, que si quieres arroz, Catalina.

Esta divertida expresión se utiliza cuando queremos decir que alguien no hace ningún caso a lo que le decimos o le pedimos. Se puede ver una posible explicación a esta curiosa expresión en el siguiente enlace: http://www.yorokobu.es/que-si-quieres-arroz-catalina/

Este repertorio es interminable. Nos dejamos en el tintero muchas otras expresiones, como «Armarse la Marimorena», «Ser más feo que Picio», «No venir ni El Tato», «Por el ineterés te quiero, Andrés», «Talón de Aquiles», «Que lo haga Rita la cantaora»… ¿Conocéis alguna de estas expresiones? ¿Quizá recuerdas alguna otra expresión más que utilice nombres propios? Os animo a compartirlo en los comentarios a esta entrada. No olvidéis pinchar en «Me gusta» y compartirla en vuestras redes sociales.

Aquí os dejo esta infografía donde se explica cómo es la forma del Condicional simple (también llamado Condicional Imperfecto). Además, se explican sus 5 usos principales:

    • Hablar del futuro en el pasado
    • Dar a alguien consejos o sugerencias
    • Formular hipótesis en pasado
    • Expresar deseos difíciles o imposibles.
    • Pedir algo de manera amable.

No olvidéis que, aparte de estos usos, el Condicional (tanto el simple como el compuesto) forman parte de las estructuras condicionales de tipo II (irreal) y de tipo III (imposible).


Aquí tienes un interesante esquema de aquellas palabras y expresiones más importantes para describir. Puedes utilizarlas cuando hables y también cuando quieras expresarte por escrito. Se refieren a cualidades físicas de las cosas (también algunas sirven para describir personas). La imagen la puedes descargar. No olvides, por favor, indicar que te gusta este material y compartirlo a través de las redes sociales.


Puedes acceder a una presentación en la que propongo algunas comparaciones para utilizar este vocabulario en clase.

A continuación dejo un enlace en el que se puede descargar una presentación de estos gráficos para utilizarlos en clase.

El español es una lengua riquísima, hablada en más de 20 países del mundo. Esta extensión hace que el léxico, sobre todo el relativo a los alimentos, sea muy variado. Aquí tenemos un vídeo donde se muestra esta variedad, con diferentes acentos y pronunciaciones. Espero que disfrutéis.

Aquí tenéis un ejercicio para practicar las formas de los verbos en presente. Podéis marcar directamente las palabras en la página. Si hacéis clic en la esquina derecha, la actividad se abre a pantalla completa.
Y recuerda, si tienes dudas, puedes reservar una hora de clase conmigo.